Marketing y Publicidad pagarán el 5G

Por qué la industria del marketing y la publicidad será la que pague el 5G

Las ciudades quieren dar el salto a esta nueva conectividad, pero dejarán que los anunciantes sean quienes paguen por el cambio.

Una de las grandes previsiones tecnológicas, uno de los elementos que van a cambiar las cosas en el futuro inmediato, es el 5G. La industria espera que el 5G explosione entre este año y el próximo, como muy tarde, arrancando en las grandes ciudades y saltando después progresivamente hasta cubrir a toda la población.

Su desarrollo y su implantación serán mucho más rápidos de lo que el 4G lo fue en el pasado, haciendo que nos conectemos a la red más rápido pero también ayudando a implantar nuevos servicios y nuevos elementos que mejorarán la vida de los ciudadanos pero también ampliarán lo que las marcas pueden hacer. Y entre esos elementos estarán el internet de las cosas, que despegará con todavía más fuerza, o las smartcities, que ya existen pero que se beneficiarán de muchos más servicios, ofrecerán muchas más cosas y serán mucho más dinámicas gracias a la conectividad mayor y más rápida. Y esa implantación del 5G y los cambios que impondrán en las ciudades tienen un efecto directo sobre las empresas y sobre su estrategia de publicidad.

Por un lado, la nueva ciudad se convertirá en un foco de información y de datos que ayudará a comprender mucho mejor a los consumidores/ciudadanos. AT&T, por ejemplo, el gigante de las telecomunicaciones estadounidense, quiere conectar a su red 5G los semáforos de las ciudades para comprender mejor las pautas de consumo de energía.

Por otro lado, las marcas como anunciantes se podrían convertir, como explican en un análisis en AdAge, en el sostén que ayudará a implementar el cambio. Es decir, las empresas serán – indirectamente y gracias a la publicidad – quienes paguen el desarrollo de esta tecnología.

 

Por qué paga la industria del marketing y de la publicidad

«Todas las ciudades quieren ser smart», explicaba al medio durante el CES un directivo de la industria, recordando que es muy caro lograrlo y que los municipios tienen que estudiar cómo conseguirlo.

Las empresas pueden ser la alternativa al gasto público. En vez de pedir a los ciudadanos que lo paguen, explica el directivo, las ciudades lo hacen con concesiones a los anunciantes y a servicios de publicidad.

A los anunciantes les interesa (por la información que generan los ciudadanos y la ciudad inteligente pero también por las crecientes ventanas para servir anuncios) y a la ciudad también, porque encuentra financiación para el gasto.

Aun así, no todo es tan sencillo y la nueva ciudad inteligente tendrá que ser mucho más efectiva en gestionar la privacidad de los consumidores.

Por ejemplo, el retargeting en la ciudad puede ser muy peligroso: que te persigan los anuncios por tu recorrido urbano puede hacer que te sientas mucho peor ante ello de lo que te sientes con la publicidad similar en tu navegador. Para la industria, a pesar de las nuevas cosas que se deban plantear, la smartcity y el potencial de este nuevo entorno conectado gracias al 5G es muy atractiva.

Como recuerda el directivo con el que han hablado en AdAge, el ciudadano medio pasa el 70% de su tiempo fuera de su casa. El desarrollo de la ciudad inteligente permitirá conectarse mucho mejor con los consumidores. Da más datos, crea oportunidades para comprender mejor a los consumidores y lo que está ocurriendo.

Es una oportunidad para crear anuncios más y mejor segmentados. Estar presentes en la fase de implantación y ser quien paga el desarrollo de la misma y la llegada del 5G permite ser quien construye mucho de estos elementos inteligentes, pero también quien se hace con las pantallas y el espacio publicitario que se necesitará en el mañana inmediato.

 

Una nueva generación de anuncios.

De hecho, los analistas y los expertos ya llevan un tiempo estudiando qué potencial traerá a la publicidad y analizando cómo podrá cambiar las cosas. De entrada, como recordaban en un análisis de TechWire, aumentar el ROI de la publicidad en la ciudad (una nueva generación de publicidad de exteriores) porque los anuncios no serán simplemente mensajes, sino que añadirán nuevas capacidades y lograrán obtener más datos sobre el retorno. A eso se sumará que el anuncio podrá aplicar todas las nuevas tecnologías (puede, por ejemplo, usar realidad virtual) lo que lo convierte en mucho más atractivo y mucho más llamativo. Aumentará así el engagement que logra y generará nuevas experiencias.

En general, el 5G modificará las cosas de forma abrumadora y permitirá a los anunciantes entrar de lleno en nueva generación. Como apuntaban hace unos meses en un análisis sobre el cambio, el pasar del 4G al 5G será, para la industria del marketing y de la publicidad, como pasar de la máquina de escribir a los ordenadores. Será un cambio revolucionario.

Fuente: Puromarketing

Comments are closed.