Mónica Álvarez, Premio Golden Brain 2015

El   premio Golden Brain es otorgado como reconocimiento a los valores profesionales y humanos de quienes han dejado huella en la comunicación y publicidad Argentina. El premio fue entregado en el aula magna de la UAI (Universidad Abierta Interamericana) y además de Mónica fueron reconocidos el director de cine Luis Puenzo, Antonio Ángel Barreiro y Pedro “Pelusa” Suero.

Al recibir su galardón, Mónica contó detalles de su carrera desde sus comienzos en los años 80 en JWT y su experiencia hasta la actualidad como líder argentina del holding de agencias más grande del mundo. Durante su diálogo con el conductor del evento agradeció a los cuatro presidentes de JWT que confiaron en ella y fueron sus mentores: Horacio Diez, Marcos Golfari, Patricio Bonta  y Ricardo Fitz Simon, un momento muy emotivo ya que casi todos ellos se encontraban presentes en el auditorio. La directiva aconsejó a quienes se inician en la industria publicitaria a construir su carrera profesional a base de esfuerzo, actualización e innovación constante

MÓNICA ÁLVAREZ: su vida, su trayectoria

Crece en un ambiente en donde se respira publicidad. Su madre, Beatriz Mollá, era la dueña de Exitus Publicidad, en donde Mónica aprende los primeros conceptos de la actividad y comienza a pensar en su propia carrera casi como un juego.

En la década de los ochenta, se concreta su posibilidad de entrar profesionalmente a la actividad. Ya fuera del ámbito familiar, da sus primeros pasos en J. Walter Thompson. Por aquellos años, la agencia era conocida como “La Escuelita”, y para los profesionales de medios significaba una gran oportunidad de desarrollarse, ya que era casi un programa académico que incluía seminarios en el exterior, un centro de procesamiento de información de datos de audiencias dentro de la agencia; y el contacto a diario con los referentes más importantes del mercado.

En J. Walter Thompson pasa por todos los roles: desde planificadora hasta directora del área, y allá por la década de los noventa, cuando la amada Eloísa Fernandez se retira de la actividad, Mónica, que por ese entonces se desempeñaba como sub directora de planificación, se queda  a cargo del área.

Llega el año 2000 y se le presenta el desafío más importante de su carrera laboral: WPP define separar los departamentos de medios de sus agencias integrales y formar una agencia de medios. Así nace en Argentina Mindshare en el 2001, y Mónica pasa a ser CEO de la unión de los departamentos de medios de J. Walter Thompson y Ogilvy. Por ese entonces recibe uno de los mejores consejos de su carrera profesional. Su marido Ricardo Fitz Simón, y en ese entonces, presidente de J. Walter Thompson, le dice “Moni, vos de medio sabes muchísimo… pero de finanzas venís flojita de papeles”, y le propone que hiciera un seminario en administración y finanzas. Estudiar a esa altura de su carrera parecía no tener sentido, sin embargo, fue una de las mejores decisiones que tomó para poder avanzar en este nuevo desafío que ya no implicaba dirigir un área, sino gerenciar una compañía. En el 2005, se redobla la apuesta al crearse GroupM, el holding que agrupa y fortalece a todas las agencias de medios del grupo WPP: Mindshare, MediaCom, Maxus y MEC, lideradas por un CEO del grupo en cada país del mundo. Mónica lidera GroupM en Argentina desde aquel momento.

Madre de Marcela y Lucas, abuela de Franca y Guido y esposa de Ricardo. Pasa sus días entre la ciudad y su campo en Entre Ríos.

En 1999, 2000 y 2001 recibió el premio Jerry Goldenberg al Mejor Profesional de Medios.

Nombrada recientemente una Women To Wach por Advertising Age, sabe como nadie el sacrificio y la entrega que esta profesión requiere y disfruta del camino recorrido y sobre todo de ser una inspiración para las nuevas generaciones de profesionales.